Placeres tempranos.

LaBarberia

     Uno de los rituales más importantes y tempranos placeres del caballero es el afeitado.

                El primer paso para tener un gran día es realizar un afeitado correctamente, ya que pocas cosas hay más elegantes, agradables o varoniles como un afeitado al estilo clásico. El saber hacer de las marcas que conservan su fabricación artesanal y que nos deleitan con mezclas de aromas como la naranja y el sándalo, aceite de aguacate, mandarina… nos devuelven sensaciones que las espumas en bote a presión y cuchillas multihojas nos arrebataron. El rostro es nuestra carta de presentación más visible, por lo tanto debemos aprender a cuidarlo.

                Lo primero, Cuando? Por la mañana, es cuando la piel esta menos estresada y mejor preparada. Colocaremos una toalla empapada en agua caliente sobre nuestra barba, unos segundos, para abrir los poros de la piel, para a continuación aplicar un Pre-Shave con aceites esenciales, que mantendrán la humedad y aportarán la flexibilidad óptima a la piel facilitando el deslizamiento de la cuchilla.

                Continuamos con otra toalla caliente, elegimos un buen jabón o crema de afeitar que nos ablande la barba (acido esteárico, ácidos grasos de coco, propilén glicol, trietanolamina…), hidrate y proteja la piel (glicerina, lanolina, aceite de palma..) y con la ayuda de una brocha, en este caso las más apreciadas son las de pelo de tejón “silvertip” o punta plata, por su suavidad y capacidad de retener más agua que otro tipo de pelo, conseguiremos una rica y abundante espuma de calidad.

                A partir de este punto es un placer deslizar la cuchilla “shavette” o maquinilla clásica “safety razor” en dirección del crecimiento del pelo en primera instancia, consiguiendo un apurado perfecto. Las “safety razors” como su nombre indica son ideales para iniciarse en el afeitado clásico.

                Como punto final retiramos los restos de espuma -esta vez con agua fría- para cerrar los poros de nuestra piel- y nos regalamos un masaje con un After-Shave que contenga Hamamelis Virginiana, Aloe Vera, Castor Oil, Bisabolol o glicerina entre otros por sus cualidades; astringentes, desinfectantes, cicatrizantes y purificadoras.

Caballeros, después de un afeitado así se afronta la jornada de otra manera.

Deja un comentario

Name*
Email*
Url

*

Your message*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>